Desde el gobierno brotan amenazas contra quienes simpatizan con el liderazgo de Ana Lilia Guillén

Desde el gobierno del estado están amenazando y presionando, incluso con quitarles el trabajo que tienen en la administración pública estatal, a quienes comulgan y simpatizan con el comité que encabeza Ana Lilia Guillén Quiroz, como presidenta del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en Michoacán.

Guillén Quiroz pidió, públicamente, al gobernador Alfredo Ramírez Bedolla que dé la indicación, “a quien él crea pertinente”, para que desde la estructura gubernamental “dejen se estar presionando a compañeros, amigos y conocidos”  a quienes les dicen que “tienen que retirarse de éste comité si quieren ser considerados para un trabajo o, si no lo hacen, pueden perder el que tienen actualmente”.

Lo que hacen, dijo, es un abuso de poder y ya hubo “un compañero al que tres policías amenazaron”, por lo que reiteró el respeto a las diferentes formas de pensar que hay en el Morena.

Nadie dijo, resaltó,  que el Morena fuera un partido homogéneo “y lo vemos en la conformación del gabinete donde hay de chile, sal y de manteca”.

Las diferencias se deberían platicar en otras instancias, agregó, pero no, “para ellos ha resultado más fácil presionar, amenazar y buscar dejar a compañeros sin trabajo”, sólo por la cercanía que tienen con el comité que ella preside.

Dijo que por temor algunas personas que simpatizan con su liderazgo en el Morena no se le acercan, “y no se vale ser tan díscolos”, ellos deberían buscar quedar bien con la ciudadanía “haciendo un buen gobierno” y el partido dejárselo a quienes hacen labores en pro del Morena.

No consideró que esas amenazas provengan solamente de Giulianna Bugarini sino de un equipo que “se ha dedicado a presionar a compañeros” y están haciendo “un mal uso del poder que se les entregó, por medio del voto, el año pasado”.

Acompañada por Juan Manuel Mata Rocha, secretario general del CEE del Morena; Eleazar Avilés, secretario del Trabajo; Carmen Pille Calderón, secretaria de Educación y Capacitación, así como Rosaura Chávez, consejera del partido guinda, Guillén Quiroz manifestó su desacuerdo con la preferencia que se dio a la hija de Giulianna Bugaruni en el Parlamento Infantil, “la ciudadanía ya la puso en su lugar” y por si ella no conoce los estatutos le recordó que el nepotismo, el amiguismo, el compadrazgo, ese tipo de cosas no están permitidas, pero, lamentó, se sigue trabajando con la misma visión de gobiernos anteriores.