En 2022 habrá recursos para CRI Promotón en Zamora: Víctor Zurita

Tras un encuentro con autoridades estatales se acordó respaldar el esfuerzo realizado por la Asociación Forjadores de Esperanza del Valle de Zamora

Con la intención de que continúe proporcionando sus servicios a la población con discapacidad, existe el compromiso del Gobierno del Estado de apoyar en 2022 con recursos al CRI Promotón que da atención en el Valle de Zamora, informó el diputado Víctor Zurita Ortiz, presidente de la Comisión Especial de Atención a Personas con Discapacidad de la LXXV Legislatura del Congreso del Estado.

El diputado integrante del Grupo Parlamentario de Morena, informó que tras un encuentro con autoridades de la Secretaría de Administración y Finanzas del Gobierno del Estado, se acordó respaldar el esfuerzo realizado por la Asociación Forjadores de Esperanza del Valle de Zamora.

El legislador recordó que en Michoacán viven más de ochocientas mil personas con limitación o discapacidad, según los últimos datos del censo de población y vivienda 2020, por lo que es fundamental dotar de mecanismos y herramientas que les permitan tener una calidad de vida digna.

“El Centro de Rehabilitación Integral CRI PROMOTÓN, es uno de los centros de rehabilitación más grandes, completos e importantes en el Estado, el cual abrió sus puertas en el año 2008, con el propósito de brindar atención a personas con discapacidad en la región”.

Asimismo apuntó que actualmente este centro atiende a 160 personas diariamente de 50 municipios en el Estado, entre niñas y niños a partir de los 40 días de nacido, jóvenes y adultos mayores; brindando atención integral a las personas diagnosticadas con parálisis cerebral infantil, síndrome down, hiperactividad, hipoxia cerebral, agriposis muscular, retraso psicomotor, déficit de atención, trastornos de conducta, retraso en el lenguaje, entre otros.

“Desgraciadamente este centro corre el riesgo de cerrar sus puertas y dejar sin atención a más de mil 400 pacientes por año, ya que el centro necesita 515 mil pesos mensuales para su correcta operación, el problema es que sus ingresos al mes son menores a los 120 mil pesos”.

Refirió que el Centro sobrevive gracias a las aportaciones voluntarias de la sociedad civil y la colecta anual que realizan durante el mes de junio, la cual solo les permite reunir los recursos mínimos para poder solventar los gastos de mantenimiento, insumos y personal humano que se requieren para continuar operando.