*En dos meses de gobierno se evidencia que Michoacán quedará hipotecado: Fanny Arreola

Cerca de dos mil millones de pesos de deuda para Michoacán tan sólo en el arranque de la actual administración estatal, lo que la hace la más rápida en la historia del estado para endeudarlo

Durante los dos meses de la actual administración del gobierno estatal, ha quedado evidenciado como Michoacán la lógica del endeudamiento dejará un estado hipotecado, recalcó la diputada Fanny Arreola Pichardo, coordinadora de la Representación Parlamentaria de la LXXV Legislatura del Congreso del Estado.

La diputada por el Distrito de Apatzingán calificó como sorprendente el que la actual administración estatal se catalogue como la más rápida para endeudarse en la historia de Michoacán, tanto que, antes de cumplir un mes ya había adquirido una deuda de corto plazo por mil 400 millones de pesos.

“Ahora se propone al Congreso del Estado, se autorice una deuda de mediano plazo por 470 millones de pesos, lo que implicará un endeudamiento por casi dos mil millones de pesos para Michoacán tan sólo en el arranque de la actual administración estatal”.

Recordó que una de las banderas enarboladas por las fuerzas políticas que integran la autodenominada Cuarta Transformación en la contienda por el gobierno estatal, fue la no contratación de deuda pública, sin embargo, más tardaron en arribar al poder que en instrumentar la política del endeudamiento como su mayor distintivo.

“El Ejecutivo Estatal quiere que el Congreso le autorice un endeudamiento que representará un pago mensual del seis por ciento del monto a contratar, lo que sin duda vulnera de manera profunda las finanzas estatales”.

Subrayó que en la pasada administración estatal se logró el saneamiento de las finanzas estatales, luego del enorme quebranto financiero generado con la deuda burzatilizada y los grandes empréstitos contratados entre 2002 y 2012 en Michoacán.

“Se concretó una reestructura y se logró salir del escoyo en el que se había sumergido al estado con la llamada bursatilización, y la contratación de empréstitos para dar vida a obras como la presa Francisco J. Múgica, que se encuentran en el ojo del huracán debido a actos de corrupción”.

Lamentó que los logros alcanzados al acabar con la llamada licuadora financiera que privó de 2002 a 2015, están en riesgo hoy con lo que se observa, una clara impericia en lo que será el manejo financiero en Michoacán.