En entredicho, la reputación de Silvano Aureoles como gobernador al recibir una obra incompleta y peligrosa como el Ramal Camelinas

Encargados del orden de colonias cercanas al Ramal Camelinas, consideran que Silvano Aureoles Conejo denigra su investidura como gobernador al recibirlo incompleto, y mal planeado, poniendo en peligro a los habitantes de esa zona e incrementando la bancarrota del estado por una obra cuyo fin primario es proteger las ganancias del Centro Comercial Altozano.
Indican que prometer que el túnel es la solución para el congestionamiento vial entre la Loma de Santa María y la Avenida Camelinas “es una mentira para justificar la corrupción”.
Y se preguntan, ¿en dónde están los millones de pesos presupuestados para construir la obra completa?, ¿quién se quedó con ese dinero, o entre quiénes se repartió?, ¿por qué la urgencia por entregar y recibir un proyecto inconcluso y peligroso?
A Silvano Aureoles Conejo le recuerdan que, como gobernador, no debe permitir que se engañe a los pobladores de bajos recursos de la Loma de Santa María con la promesa de que con el Ramal Camelinas ahorrarán tiempo y gasolina, “usted sabe que eso es falso porque es un proyecto elitista y discriminatorio para los morelianos que se trasladan en transporte público”.
Añaden que como gobernador, Silvano Aureoles Conejo debe asumir su responsabilidad de cara al pueblo y exigir que construyan la obra completa del Ramal Camelinas –puente y distribuidor vial del túnel a la Avenida Camelinas-, así como que la SCT indemnice a los vecinos por los daños a sus viviendas por las explosiones.
En caso contrario, afirman, “pondrá en entredicho su reputación como gobernante por la falta de ética al recibir un proyecto incompleto y peligroso”.