Error que mandos militares estén a cargo de acciones de seguridad: Araceli Reyes

  • Grandes costos conllevan políticas públicas de seguridad aplicadas por ocurrencia o apetencia de los gobernantes en turno
En México nuestra historia y experiencia reciente, ha demostrado el error que representará que mandos militares estén a cargo de las acciones de seguridad pública a través de la Guardia Nacional, subrayó la diputada Araceli Saucedo Reyes, integrante de la Comisión de Justicia en la LXXIV Legislatura del Congreso del Estado.

Frente al proceso que se desarrolla en el Senado de la República sobre la manera en que habrá de operar la Guardia Nacional, la legisladora de extracción perredista recordó que hace dos sexenios en México se apostó por la militarización de tareas de seguridad, lo que afectó no sólo la percepción del Ejército Mexicano que tuvo que realizar acciones ajenas a su naturaleza, sino también se incrementaron las violaciones a los derechos humanos en el territorio nacional.

La diputada por el Distrito de Pátzcuaro recalcó la necesidad de fortalecer a los cuerpos de las policías federales, estatales y municipales, pues lo importante es garantizar la seguridad de las y los ciudadanos con pleno respeto al Estado de Derecho.

Es equivocado apostar por la militarización del país y renunciar a las responsabilidades legales que la historia y la experiencia nacional confirieron a cada autoridad; ya en el pasado hemos visto los grandes costos que conllevan políticas públicas en materia de seguridad aplicadas a partir de la ocurrencia o apetencia de los gobernantes en turno”.

Araceli Saucedo Reyes recalcó que una estrategia integral en materia de seguridad tiene que ser resultado de un acuerdo de todas las fuerzas políticas del país, escuchando a la sociedad y con plena colaboración entre los tres niveles de gobierno.

“El tema de la seguridad en el país es de primer orden, por lo que es necesario que el esquema que se adopte en todos sus componentes logre un amplio consenso social y político, porque en éste está comprometida la integridad física y social de México”.