Raúl Morón Orozco, la esperanza de Morelia

A juzgar por lo que ha expresado desde el momento mismo en que asumió oficialmente la presidencia de Morelia, la de Raúl Morón Orozco se perfila como una administración que corregirá lo que mal hizo el gobierno independiente y, además, impregnará su propio sello el cual estará encauzado a hacer de Morelia el municipio más importante y trascendente del estado, así lo reclaman su condición de capital de Michoacán y su historia.

Es indigno para una ciudad capital tener sus calles completamente destruidas, llenas de baches tanto en las colonias populares, el Centro Histórico y los accesos a Morelia, esto último, afecta, sin duda, su imagen, sobre todo para una ciudad que tiene en el turismo uno de sus principales motores económicos.

Parece que así lo tiene considerado Morón Orozco pues en su discurso inicial habló de atender, prioritariamente, el bacheo, la iluminación –una ciudad turística no puede estar a oscuras con un alumbrado público deficiente, como se la heredaron- y mejorar los servicios que reciben los habitantes del municipio, empezando por solucionar el conflicto del OOAPAS. Esas son necesidades urgentes, no pueden ni deben esperar.

Superar lo hecho por Alfonso Martínez Alcázar no requiere de mucho esfuerzo, pues prácticamente no hizo nada. Con tapar un bache ya rebasó lo que hizo el independiente, sintetizó de manera acertada el empresario Héctor Tinoco Garduño.

Así, pues, el reto de Morón Orozco no es el gobierno independiente, el reto que tiene es hacer de Morelia un municipio y una ciudad, digna de su historia, de su señorío. Un espacio donde sus habitantes disfruten de buenos servicios, de seguridad, de empleo, de cultura, de desarrollo integral, de crecimiento económico y de un futuro cierto, con estabilidad social y económica.

Y para alcanzar ese desafío Morón Orozco ha establecido un gobierno, una administración impulsada por tres ejes esenciales: bienestar social, prosperidad y sustentabilidad.

De esos ejes se desprenden varios vertientes –turismo, cultura, deportes, agricultura, ganadería, seguridad, servicios, impulso a empresas y atracción de inversiones para generar empleos, entre otros-, que, a su vez, tocan a los diversos sectores sociales –mujeres, jóvenes, adultos mayores, empresarios, campesinos, personas con capacidades diferentes y migrantes,- en los que deben recaer los beneficios de las acciones del gobierno de Raúl Morón Orozco.

No es fácil el desafío y de ello está consciente el actual presidente municipal de Morelia, pero tendrá que enfrentarlo para, como él lo dijo, responder a los reclamos, las demandas de la sociedad moreliana.

Es una oportunidad histórica la que tiene ante sí y, parafraseando el slogan de MORENA, partido que lo encumbró como alcalde de la capital michoacana. Raúl

Morón Orozco es la esperanza de Morelia. Hacer de esa esperanza una realidad, es el reto y compromiso de su gobierno.