Que como la ley es superior a todo hombre, las que dicte nuestro Congreso deben ser tales, que obliguen a constancia y patriotismo

Que como la ley es superior a todo hombre, las que dicte nuestro Congreso deben ser tales, que obliguen a constancia y patriotismo, moderen la opulencia y la indigencia y de tal suerte se aumente el jornal del pobre, que mejore sus costumbres, alejando la ignorancia, la rapiña y el hurto.
​​​​​​​​José María Morelos y Pavón

Con la venia del Dip. Antonio Salas Valencia, Presidente del Honorable Congreso del Estado de Michoacán, saludo cordialmente:
• A mis compañeros diputadas y diputados del Congreso del Estado;
• A los funcionarios Federales, Estatales y Municipales;
• A los diferentes medios de comunicación; y
• A las y los ciudadanos que nos acompañan.

La solidaridad es una característica que ha distinguido a nuestro país ante los sucesos y adversidades de la naturaleza, propicio este momento, para abrazar a nuestros hermanos de Peribán y decirles que no están solos, que la sociedad michoacana contribuiremos como siempre y como en otras ocasiones lo hemos hecho, con un gesto humanitario. Nuestro reconocimiento al Ejecutivo, legislativo y al municipio, quienes bajo el compromiso que tenemos se han destinado recursos para apoyar a los damnificados y al municipio para la realización de obras públicas; debemos tomar como ejemplo que se puede trabajar de manera colaborativa sin intereses partidistas para beneficio de la sociedad.

De conformidad con el artículo 20 de la Constitución Política del Estado libre y soberano de Michoacán de Ocampo, en calidad de Diputada de la LXXIV legislatura, me dirijo al pueblo y a los aquí presentes con respeto y humildad, no como representante exclusiva de una fuerza política, sino como una voz de los michoacanos por convicción y por mandato constitucional.

Reconozco que la rendición de cuentas es un elemento esencial en la vida democrática y en este ejercicio, quiero manifestar que los Diputados del Partido Verde Ecologista de México somos y seremos una oposición responsable, que habrá de reconocer independientemente de cualquier ideología o color, los logros alcanzados, los aciertos y desaciertos, pero justamente la responsabilidad del buen Diputado, estriba en la crítica socialmente constructiva, acompañada de propuestas que objetivas que puedan coadyuvar en el desarrollo de nuestro estado.
Es en estos tiempos cuando por la responsabilidad del mandato, la sociedad nos exige honrar de la división de poderes que nos fueran legados por nuestros héroes. Conocer el estado general que guarda la administración pública, los avances logrados y las áreas de oportunidad, en las que tenemos que cerrar filas como representantes del pueblo, nos permitirá culminar en la consagración de una sociedad estable, en la que los ciudadanos gocen de las garantías constitucionales.
No se debe descalificar por descalificar, argumentando una mayoría partidista y anteponiendo la idolatría de quienes consideran tener la verdad absoluta; de igual forma, tampoco aplaudiremos todos los actos de la administración pública, puesto que el objetivo esencial del servidor es realizar su encomienda de manera responsable y trabajar en beneficio de la colectividad sin distingos, para lograr cambios profundos y significativos, porque es claro que todos los actores políticos nos debemos exclusivamente al pueblo que nos otorgó la confianza a través del voto.
De la administración pública pueden observarse y resaltarse diferentes aspectos significativos en las diferentes materias, pero concluyo resaltando mi percepción de ciudadana, que son tres los aspectos en los cuales la administración tendría que enfocarse para dar resultados contundentes en el desarrollo social: la educación, como base y pilar fundamental de la sociedad y de la concentración y práctica de valores que desencadena la sana convivencia de los ciudadanos; la seguridad pública como elemento esencial de la protección del individuo y de la guarda del patrimonio familiar, ya que sin esta, no es concebible el desarrollo económico, educativo y social de un país, así como el estado de derecho; el empleo como fuente y origen de la economía familiar, misma que determina de cierta forma el grado de bienestar social y la práctica de valores.
La materia educativa, es y seguirá siendo un parteaguas en el desarrollo de toda sociedad, es claro que el estado debe buscar garantizar este derecho a través de reformas estructurales, las cuales deben adaptarse a las necesidades del país y de la globalización, por ello, en la materialización del precepto constitucional, la reforma educativa ha tenido un gran avance, pese a las opiniones que de manera descalificada y pretenciosa, puedan hacerse. Tenemos que reconocer que en materia de infraestructura y cobertura educativa se han logrado avances. Le pedimos al Ejecutivo del Estado, no bajar la guardia en educación y no retroceder en la materialización de los cambios estructurales que la sociedad michoacana demande, pues como dice Jacques Delors, “La educación es la herramienta más importante para llegar a la paz, el desarrollo y la felicidad social”.
Es claro que sin desarrollo económico, no puede existir el progreso, una de las vertientes que debe seguir fortaleciendo el gobierno es el crecimiento regional del estado. Reconocemos el compromiso decido del Gobernador, para impulsar la Zona Económica de Lázaro Cárdenas que indudablemente será un detonante laboral que permeará en la región; esperamos que el Gobierno Federal asuma el compromiso en la parte que le corresponda, para potencializar este proyecto con seriedad y responsabilidad; asimismo, la promoción para la inversión nacional y extranjera en el estado que ha realizado el ejecutivo en este año, es una agenda a la que se debe dar seguimiento para lograr generar un alto porcentaje de empleos determinantes para el desarrollo económico.
En materia de seguridad, es preciso mencionar que esta, es el principal reclamo ciudadano, por lo que se ha convertido en un reto para la administración y aunque se reconocen avances en la capacitación y profesionalización de los cuerpos policiales, es indispensable la coordinación de los municipios, estado y federación para sufragar la problemática de inseguridad que se vive a nivel nacional; porque al ciudadano no le interesa el fuero o la jurisdicción del delito, sino la eficiencia y eficacia en la protección que repercute en la paz y la tranquilidad de éste y los suyos.
Señor Gobernador, sirva mi mensaje para reconocer su trabajo, sensibilidad y esfuerzo, así como el de gran parte de su equipo de trabajo, aunque también hay que poner especial atención a todos aquellos servidores públicos que de servidores y comprometidos con la administración, no tienen nada.
Estamos a la mitad, aún faltan tres años de concluir su mandato, siéntase con el apoyo y el respaldo de la fracción parlamentaria del Partido Verde Ecologista de México, para generar y activar las condiciones necesarias que en derecho se determinen y que garanticen el desarrollo y bienestar de nuestra sociedad; para construir acuerdos mediante el diálogo y la concertación, porque el desarrollo y bienestar de un estado, es responsabilidad de los ciudadanos que actuamos por mandato y representación.
Y haciendo alusión a los anteriores preceptos, aprovecho la oportunidad y el recinto, para tomar como ejemplo el compromiso y los ideales de quien se hiciera llamar humildemente “El Siervo de la Nación” Don José María Teclo Morelos Pérez y Pavón, que naciera un 30 de septiembre de 1765 y quien nos legara uno de los documentos de mayor importancia para la historia constitucional de nuestro país, y, aunque algunos preceptos ya han perecido debido a la evolución del pensamiento de la humanidad; otros tantos están más vivos que nunca, porque los principios generales, justos e igualitarios para vivir en armonía dentro de una sociedad, siguen siendo los mismos, aquellos que garantizan una vida digna como individuo, como ciudadano y como colectividad:
• Que el hombre y la mujer son iguales ante la ley;
• Que no se admita la tortura ni la esclavitud;
• Que las leyes generales comprenden a todos por igual y sin excepción;
• Que para dictar una ley, se discuta en el congreso y se decida a pluralidad de votos;
• Que la soberanía dimana inmediatamente del pueblo, el que sólo quiere depositarla en el congreso.
Es claro que en nuestra Constitución se concentran las ideas de las mentes más lúcidas y visionarias surgidas de la entraña popular y el coraje de aquellos hombres y mujeres que lucharon para que prevaleciera un orden más justo, por ello, la fracción parlamentaria del Partido Verde Ecologista de México, a través de mi voz, hace un especial énfasis para recordar a los tres órdenes de gobierno y sus respectivo poderes, la responsabilidad y la obligación que tenemos:
De salvaguardar y aplicar la herencia ideológica de nuestra patria con la que seguimos pugnando por esa vida libre, justa e igualitaria;
De defender la autonomía de cada uno de los poderes que permiten la existencia de equilibrios;
De defender la división vertical y respetar la relación de coordinación y cooperación que mandata la Constitución del Estado libre y soberano de Michoacán en su artículo 17, puesto que no existe entre la federación y el estado dependencia, relación de supra-subordinación, ni jerarquía. La Constitución reconoce tres entes con facultades impositivas: la federación, el estado y el municipio: somos una República Federal, aunque la excesiva centralización de la administración de los recursos por parte de la federación, obstaculiza un sólido federalismo, pero ese, es otro tema.
La fracción parlamentaria del Partido Verde Ecologista de México, hacemos un exhorto a los poderes del estado para que prevalezca la voluntad de trabajar, bajo un esquema de respeto y coordinación que genere acciones en beneficio de la sociedad michoacana; en particular, para unificar criterios y construir leyes que garanticen la igualdad en el ejercicio de los derechos de los ciudadanos, que contribuyan al desarrollo social, económico y sostenible y por qué no, a la felicidad social, porque la verdadera transformación viene de raíz, de la zona de desarrollo próximo, con la educación y formación de nuestros niños y niñas y la reeducación de los adultos.
Por último, invito a los aquí presentes, a cumplir y aplicar los principios y las ideas brillantes del hombre que naciera en el jardín de la Nueva España, vigentes en nuestra Constitución, porque es obligación y responsabilidad de todos, defender los pensamientos, sentimientos y propósitos del michoacano que nos diera patria, para que en nuestro actuar, como él mismo lo dijo, sólo nos distinga el uno del otro el vicio y la virtud.